Consejos nutricionales


La importancia del desayuno y la merienda

Todos los alimentos con sus nutrientes a los que hemos hecho referencia anteriormente deben distribuirse durante el día de una forma variada y ordenada. Para poder distribuirlos todos y no pasar muchas horas en ayunas, es importante administrarlos en 5-6 ingestas. Es muy importante hacer esa cantidad de ingestas y que sean de poco volumen; de esta forma conseguiremos comer todo lo necesario y no hartarnos en exceso en una comida, evitaremos la sensación de hambre y distribuiremos la energía durante todo el día.

De todas las comidas es importante destacar las ingestas de la mañana. Hay que tener en cuenta que venimos de pasar toda la noche en ayunas y nos espera una mañana de clases y una gran necesidad de concentración; por eso es importante comer algo antes de salir de casa (1 ración de farináceo, 1 ración de lácteo, 1 ración de fruta) y algo a media mañana (1-2 raciones de farináceo, 1 ración de fruta, 1 ración de lácteo o proteico).

También es muy importante hacer una pequeña ingesta a media tarde (merienda: 1 ración de farináceo, 1 ración de fruta, 1 ración de lácteo), que nos servirá para evitar un ayuno que vaya de la comida a la cena y facilitará que hagamos una cena más ligera, impidiendo así un exceso de energía antes de ir a dormir.


Hábitos a tener en cuenta

Una vez sabemos qué hemos de comer y cuándo, no podemos olvidarnos de una serie de cuestiones que también son sumamente importantes.

1. Hay que comer poco a poco y con la boca cerrada. Eso hará que la comida pase todas las fases de la digestión, que no comamos más de la cuenta y evitará que traguemos aire.

2. No hay que olvidar que la hidratación del cuerpo es importantísima, ya que estamos formados por más de un 70% de agua. Se recomienda beber 4-8 vasos de agua (1-2 litros).

3. Es vital, para tener un buen rendimiento escolar, dormir 7-8 horas (mínimo) cada noche para así poder recuperar el desgaste del día anterior.

4. Se aconseja practicar actividad física 2-3 veces por semana, puesto que nos ayudará a mantener una buena tonificación muscular y un sistema circulatorio más sano.

5. Para conseguir un buen ritmo intestinal, es necesario hacer de vientre cada día.